Productos difíciles de importar

Productos difíciles de importar

Cuando una empresa decide hacer una importación, es fundamental que previamente haya pensado en el tipo de productos que va a importar, ya que de ello depende que el proceso sea más o menos difícil.

Las importaciones de productos no siempre siguen un mismo proceso. No es lo mismo hacer una importación de frascos para perfume que hacerlo de mascarillas, un artículo actualmente en boca de todos y con altos niveles de demanda.

Así, cada tipo de producto debe cumplir unos requisitos para cruzar las fronteras de un país a otro. Estas exigencias transfronterizas serán las que determinen si un producto es difícil de importar. En ello influye la categoría de la mercancía, la legislación (nacional e internacional) que debe cumplir, la documentación que precisa para su transporte y el conjunto de normas que el producto debe cumplir antes, durante y después de la importación.

Estos requisitos dan lugar a muchos grupos de productos que no entrañan grandes dificultades para ser importados (más allá de los problemas habituales que pueden surgir en cualquier importación y que se solucionan fácilmente dejando nuestra importación en manos de un partner especializado en sourcing).

No obstante, hay otro grupo de artículos a los que podríamos llamar productos difíciles de importar, y que hacen referencia a las mercancías que necesitan un proceso especial para ser importados.

Importar mercancías peligrosas

De los productos difíciles de importar, las mercancías peligrosas posiblemente sean las más conocidas, aunque a veces las confundimos con los productos prohibidos.

Dentro de las mercancías peligrosas encontramos productos como los artículos de limpieza, los líquidos inflamables, aerosoles, perfumes o explosivos (munición). Se trata de productos que pueden poner en riesgo la salud, la seguridad o el medioambiente (se considera que agotan la capa de ozono).

Es importante mencionar el criterio de cuidado de la capa de ozono ya que precisamente basándose en ello se considera que está prohibido exportar productos que la desgasten. No obstante, hay excepciones en cuanto a “sustancias reguladas destinadas a utilizarse como materias primas o como agentes de transformación, productos y aparatos que contengan hidroclorofluorocarburos o sustancias reguladas destinadas a usos analíticos y de laboratorio”.

En los casos en que deseemos importar mercancías peligrosas que puedan acogerse a tal excepción, deberemos iniciar la petición de las licencias un año antes de iniciar la importación, presentando informes sobre los movimientos previstos y otras formalidades.

Importar mercancías restringidas y prohibidas.

Para personas no expertas en sourcing, es habitual confundir ciertas mercancías peligrosas con mercancías restringidas o prohibidas.

Dentro de este amplio grupo de productos encontramos categorías como joyas, piedras preciosas, antigüedades, tabaco, bebidas alcohólicas, artículos farmacéuticos, animales (o pieles) y, por supuesto, armas, drogas y dinero en efectivo.

La restricción y no prohibición de importar algunos de estos productos depende de cada país. En España, por ejemplo, es posible exportar joyas y piedras preciosas en conformidad con lo que establezca la normativa aduanera.

Importar mercancías especiales.

Las mercancías especiales son diferentes en cada país, ya que suelen relacionarse con el peso que tengan en la economía nacional. En España, por ejemplo, el aceite de oliva, el segundo producto más exportado en el país, es un claro ejemplo de mercancía especial.

Pero que sea una mercancía especial no significa que no pueda importarse y/o exportarse, simplemente debe cumplir unas normas concretas determinadas por el país de origen.

Como podemos ver, la dificultad de realizar una importación con éxito va mucho más allá de los trámites habituales que cualquier proceso de compras internacionales pueda generar. No se trata solo de conocer el paso a paso de cada tipo de productos, sino de contar con la experiencia previa que te alerta ante los posibles problemas y te permite gestionar las incidencias con la mayor agilidad posible.

Cualquier importación puede llegar a complicarse si no la realiza un agente de compras especializado. No obstante, cuando nuestra intención es comprar productos difíciles de importar, tener una buena estrategia de sourcing es aun más importante.

Como expertos en sourcing, llevamos más 15 años realizando importaciones de diversos productos de China a diferentes países de Europa. Nuestro objetivo es y será siempre que nuestros clientes se beneficien de las ventajas de una importación exitosa, independientemente de si el producto es difícil de importar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *