maquina

Importar maquinaria de China: una buena opción para desarrollar tus propios productos

Cuando hablamos de importación, la mayoría de personas piensan en la compra internacional de productos ya fabricados. Se trata de artículos manufacturados que luego algunas marcas complementan con ciertos detalles (instrucciones, cajas, embalajes) antes de ponerse a la venta, pero que siguen suponiendo un gran ahorro en cuanto a producción.

No obstante, en el ámbito industrial, algunas empresas van más allá y optan por importar la maquinaria que les permite fabricar o desarrollar sus propios productos. Hacen una inversión inicial algo más elevada para adquirir las máquinas pero, a cambio, consiguen un control total sobre su producción.

En  S3  Group, como expertos en sourcing industrial, trabajamos constantemente con este tipo de peticiones, por lo que podemos afirmar que la importación de equipos técnicos es una operación bastante habitual.

Son muchos (y muy variados) los sectores que deciden importar líneas de producción de China para fabricar en el país de destino sus productos. Un vistazo rápido a Google nos dará pistas sobre algunas de las tendencias más buscadas, como por ejemplo la importación de máquinas de gimnasio, máquinas de coser, maquinaria de tatuajes o de helados.

Incluso cuando se trata de productos que habitualmente las empresas compran en China, también encontramos casos en que las compañías optan por importar la máquina que les permita fabricar sus propios productos, como podemos ver en este ejemplo del año pasado, poco después de empezar la pandemia, cuando uno de nuestros clientes nos solicitó importar maquinaria para la fabricación de mascarillas quirúrgicas.

Máquinas no solo para fabricar.

Cuando hablamos de importar máquinas, las posibilidades son casi infinitas. De hecho, la pregunta es sencilla: si mi negocio necesita esa máquina para su producción ¿por qué no comprarla en China a un mejor precio y con buena calidad?

En ese contexto, son muchas las empresas que apuestan por la importación de maquinaria que, aunque no fabrique productos, sí que es indispensable en el proceso de producción, como por ejemplo esta máquina de molienda de arroz que vimos en nuestro último newsletter corporativo o este equipo de ensayo para resistencia respiratoria.

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, la mayoría de productos que vemos en el escaparate de una tienda (o un ecommerce) están fabricados en China. Aunque quizás sea menos evidente, eso pasa también con gran parte de la maquinaria que nos rodea, y que puede ser tan variada como la bañera hidromasaje de un hotel, el plotter de nuestra oficina o la máquina expendedora de bebidas de la estación de tren.

¿Qué tener en cuenta para importar una máquina de China?

Cuando una empresa se decide a hacer una importación de cualquier tipo de productos, uno de los aspectos que más le preocupa (al menos la primera vez) es la selección de proveedores. En el caso de la compra de maquinaria, suele haber una preocupación adicional: el tamaño de la máquina.

Como en cualquier operación de sourcing, la selección de proveedores deberá hacerse de forma minuciosa y, para ello, hay que conocer bien el mercado. Es importante recordar que no solo buscamos a un fabricante capaz de realizar la máquina que le pedimos, sino que posteriormente debemos firmar un acuerdo de mantenimiento o, lo que es lo mismo, tener la garantía que si las máquinas presentan algún tipo de problema no perderemos el dinero invertido.

Las especificaciones técnicas y todas las características de la máquina que vayamos a importar deben quedar perfectamente definidas antes del inicio de la fabricación. Tenemos que dejar claro todo aquello que esperamos de la máquina (definición de uso, funciones, potencia, sistema de control, etc.). La falta de detalles en ese aspecto puede convertirse en un grave problema para la importación.

Tampoco podemos olvidarnos de las certificaciones. Hay que tener en cuenta que muchas máquinas que se fabrican en China están destinadas al mercado local, por lo cual no cumplen con la normativa extranjera sobre seguridad. Las inspecciones técnicas serán fundamentales para verificar ese aspecto.

El control de calidad para las máquinas importadas es un factor muy importante. Como ya vimos en el artículo que escribimos sobre el tema, es muy importante realizar tanto las inspecciones obligatorias como las voluntarias para garantizar el perfecto funcionamiento de la maquinaria.

El transporte y el control de aduanas es el último paso para importar maquinaria desde China. Se trata de un factor que debemos tener estudiado y calculado antes de iniciar la compra, ya que una complicación en la fase final puede arruinar nuestra importación.

Empresas de sourcing, tu mejor aliado para importar maquinaria.

Aunque el proceso de importación de maquinaria desde China es bastante parecido al de cualquier otro producto, es frecuente buscar ayuda externa a la hora de realizar este tipo de operaciones.

Las empresas de importación, concretamente las especializadas en sourcing industrial (como S3  Group), están totalmente habituadas en trabajar este tipo de encargos y, por ello, ofrecen una garantía adicional a sus clientes: solucionar cualquier imprevisto que pueda surgir.

Después de más de 15 años trabajando y aportando soluciones de importación de productos industriales de China a países de la Unión Europea y América, contamos con una amplia experiencia en todos los procesos, desde la selección de proveedores y desarrollo de producto, hasta los controles de calidad, logística y envío del producto final, sin importar el tamaño de la máquina.