importar desde China

Ventajas y desventajas de importar de China

Aunque cada día vemos cientos de productos en tiendas y comercios que provienen de China (lo sepamos o no), aun son muchas las empresas que tienen cierto temor a importar productos del gigante país asiático.

Ante esta situación, y como partner experto y especializado en la fabricación e importación de productos industriales de China y en sourcing comercial, nos ha parecido una buena iniciativa crear un post en el blog para hablar de las ventajas y desventajas de importar productos de China con el objetivo de aclarar conceptos y despejar posibles miedos.

¿Por qué importar productos de China para vender?: Principales ventajas

Costes reducidos importando en China

No por ser la ventaja más conocida vamos a ignorarla, sobre todo teniendo en cuenta que es el principal motivo (aunque no el único) que empuja a muchas empresas a empezar a importar sus productos del país asiático.

Fabricar nuestros productos en China tiene un coste claramente inferior a hacerlo en cualquier país Europeo. A pesar que podamos pensar que los costes de importación hacen aumentar el precio total del producto, los costes de fabricación sumados a los costes de transporte son claramente más bajos que el producir en nuestro territorio. A menor coste, más margen comercial para la empresa; por lo tanto, mayor competitividad.

Productos de mayor calidad que en otros países asiáticos

A pesar del falso mito sobre la baja calidad de los productos chinos, las mercancías fabricadas en el país asiático tienen una calidad bastante superior a la de los productos importados de otros países asiáticos, como puede ser la India o Tailandia.

El motivo es que en China están acostumbrados a trabajar bajo las exigencias del mercado europeo (que os podemos asegurar que no son pocas).

Grandes cantidades, sin problemas.

La mayoría de empresas que deciden importar sus productos de China tienen en mente hacerlo en grandes cantidades, aunque eso les preocupa. No hay motivo para ello, ya que las fábricas chinas son estructuras verdaderamente gigantes preparadas (y acostumbradas) a fabricar grandes series de productos.

Personalizar nuestros productos no es un problema.

A menudo, las empresas que se están planteando importar sus productos de China temen el hecho de que sus clientes perciban todos los productos iguales. ¡Error! Apostar por fabricar en China es sinónimo de poder personalizar los productos a nuestro gusto en cada detalle. No hay por qué renunciar a los deseos de nuestros clientes ni tampoco a nuestra imagen corporativa.

Cuando la operación se complica: desventajas de importar de China

Como especialistas en importación asiática, cada año conocemos a muchas nuevas empresas que llegan a nosotros en busca de un intermediario que les solucione los problemas que han tenido en anteriores importaciones en China (o, más bien dicho, que evite que vuelvan a producirse), y que en algunos casos les ha llevado incluso a tirar la toalla y buscar otros lugares de fabricación.

Como siempre explicamos a estas empresas, el porcentaje de riesgos en importar productos de China baja drásticamente cuando el  responsable de la importación es un verdadero experto en estas transacciones, como es el caso de S3Sourcing.

A pesar de ello, vamos a ver las desventajas más habituales con las que las empresas (no expertas en importaciones chinas) se suelen encontrar y  por las que acaban optando por un sourcing comercial.

Proceso de compra lento

El ritmo de producción es una cosa y el tiempo que se tarda en cerrar una compra es otra muy distinta. De hecho, muchas empresas se quejan de la lentitud del proceso de compra en China, algo que habitualmente es provocado por dificultad de la negociación debido al idioma, problemas de confianza o incluso diferencias culturales.

Estándares de calidad

Un producto puede ser totalmente legal y cumplir con los estándares chinos pero no en nuestro país, lo que hace indispensable que la persona (o equipo) que haga la compra conozca a la perfección ambas normativas para evitar importantes pérdidas de dinero generadas por incompatibilidades de este tipo

Errores en parte del proceso

Cualquier transacción comercial (en cualquier país) puede sufrir errores. No obstante, está claro que hay factores que aumentan ese riesgo, como puede ser el bajo dominio del idioma, el desconocimiento del funcionamiento de los procesos en China o la falta de información.

Desplazamientos: tiempo y dinero

Muchas empresas optan por hacer diversos viajes hasta China para controlar parte del proceso de producción, algo que inevitablemente incurre en gastos que a menudo tan siquiera se han contemplado inicialmente (sobre todo cuando el proceso de prolonga más de lo esperado).

Estas desventajas de importar en China, que como expertos en la materia escuchamos a modo de queja habitualmente a clientes que han intentado por cuenta ajena hacer importaciones, se reducen al apostar por un partner intermediario que conozca en profundidad los negocios en China, el idioma, la cultura  y tenga en mente la solución a los problemas que puedan aparecer durante todo el proceso.

Tras más de 15 años trabajando en importaciones de China a diferentes países de Europa, sabemos que para importar productos industriales de China y que sea un proceso sencillo y de confianza para cualquier empresa, la figura de una empresa especializada en importaciones es, sin duda, indispensables para que el proceso sea un éxito.